¿Existe el líder ideal?

by admin, July 17, 2018

 

Pensar en un líder ideal puede ser tan ambiguo como tantas personas existen en el mundo, con miradas y expectativas diferentes, expectativas que siempre se conjugan con la identificación de necesidades que no están siendo cubiertas o que se están cubriendo parcialmente.

 

Una pregunta que hago con mucha frecuencia en las intervenciones que realizo es que me definan a su líder ideal y cuando pido que se comparen con este líder la mayoría de las respuestas son que se parecen mucho a ese líder, hay bastantes definiciones sin embargo hay un denominador común , y que en el 90% de las respuestas aparece y es la coherencia, en alguna ocasión escribí sobre el principio de coherencia y consecuencia, principio que en la vida es difícil de aplicar, porque así cómo podemos dar múltiples definiciones sobre el líder ideal y contestar que nos parecemos mucho, creo yo que fallamos en el impacto y la conciencia de lo que realmente somos, a veces creemos ser algo que no proyectamos, o eso que creemos que somos los demás no le ven, y la pregunta es ¿por qué no lo ven? ¿Cuál es ese punto ciego que hace que ese algo que yo creo que soy no lo proyecte?  y el otro cuestionamiento que quizás es más difícil es cuando critico o espero de otro líder algo y eso que yo critico lo hago, pero no lo veo en mí. Es complejo cómo podemos distorsionar nuestra realidad y nuestras percepciones, tal vez sean los juegos de la mente, la subjetividad de nuestro ego o las sombras que nos acompañan, sombras que en un momento nos cubrieron para protegernos pero que en otro momento de la vida no nos permiten ver con claridad.

Es por eso que cuando pienso en un “líder ideal” es aquel que “ no se cree o se la cree” , y con esto me refiero a grandes seres humanos con la humildad suficiente para saber reconocer sus puntos ciegos y si no los ven preguntar, cuestionarse, reinventarse, reconocer, redireccionar continuamente, me he encontrado pocas personas con esa mirada interior y reflexiva sobre sí mismo, es muy agradable encontrarse con personas que te sorprenden gratamente cuando sin temor y con mucha sencillez te muestran su vulnerabilidad, no se dejan seducir por la

trampa del ego, siendo honestos consigo mismos y con los demás, no disfrazan, no culpan, ni ocultan la realidad, son valientes y saben disculparse cuando se equivocan, son gentiles, generosos y respetuosos, son personas que aunque por momentos sean ineficaces en sus comportamientos y relación con otros lo reconocen, se conectan y están totalmente comprometidos con su gente, honran sus valores como si los tuvieran tatuados en su corazón noble y permiten que su luz haga que otros brillen, es una luz que tiene mucha energía, que es fuerte pero no encandelilla ni opaca al otro.

Los grandes líderes que la vida me ha dado la oportunidad de conocer son humildes, increíblemente respetuosos por quien sea sin importar clase social, económica, y condición con muy buenas intenciones, con valores intachables, humildes y muy conscientes del impacto que generan, de su entorno y con una fuerte responsabilidad por ser las mejores personas, sacando a flote todo su potencial y capacidad de inspirar. Creo que es importante reconocer la diferencia entre ser un líder que inspira y aspira a llegar lejos y acompañado con su equipo y entre una persona que sólo ambiciona y se conecta desde el sentido utilitario para su bien y beneficio personal, al final estos últimos se quedan solos.

Me encanta cuando me encuentro grandes personas y cada vez más, que no están en ese grupo de líderes ambiciosos, me encanta que están en el grupo de “líderes que inspiran, aspiran y conectan” desde sus valores, son líderes conscientes que dejan huella en el corazón de las personas, son nobles y sin duda alguna, nacieron para inspirar, transformar y sacar lo mejor de las personas, están para grandes cosas en el mundo más allá de sí mismos.

Son personas absolutamente confiables y en las que puedes creer que harán posible dejar en nuestro mundo empresarial un legado de transformación, crecimiento y determinación de hacer la diferencia, dando extraordinarios resultados acompañados con su equipo.
Estas grandes personas hacen que el trabajo que hago tenga aún más significado y profundidad
Gracias a todos esos “líderes de líderes” que nos enseñan que la Humildad es la expresión de su verdadera grandeza, que la generosidad en el quiénes son en la relación con otros es su mayor potencial y que la integridad es su pilar fundamental.

 

 

Jimena Fajardo Maldonado MCC by ICF
Consultor en Growth Management Science
Americancol Sac

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*